Canción actual

Título

Artista

Evento actual

ROCK

08:00 20:59

Evento actual

ROCK

08:00 20:59

Background

Mantras

Escrito por el 31 julio, 2020

Por: Leo Fusero

El Frente de Todos es gobierno gracias a los votos de la primera y la tercera sección electoral de la Provincia de Buenos Aires. De los dos millones de votos que separaron a Alberto Fernández de su rival mafioso, el 91% vienen se esas poblaciones que son, justamente, las que más afectadas se encuentran por la crisis devastadora de la economía.

Los últimos indicadores del INDEC son escalofriantes. Según el organismo la canasta básica de pobreza es de $ 43.811 para una familia tipo de cuatro miembros urbana. Si la familia es de cinco miembros la suma es de $ 46.070, pero el ingreso promedio de los trabajadores ocupados, aquellos en blanco con pleno empleo es de $28.400, o sea un 40% menos que la canasta de pobreza.

La media de ingreso, o sea la medida que parte en dos la muestra, es $24.000 pesos. Eso implica que la mayoría de los trabajadores son pobres, incluso trabajando en blanco. La línea de indigencia es $19.000, lo que implica que todos los jubilados que cobran la mínima son indigentes.

En abril, por primera vez en 25 años, hubo una caída nominal de salario, no ya real. O sea, no es que los trabajadores ganaron más pero perdieron contra la inflación, ganaron incluso menos en valores nominales que el mes anterior, sin contar la inflación. La caída nominal es del 7.9%, sin descontar la inflación el primer semestre del 13.6% mientras el salario mínimo vital y móvil sigue inmovilizado en  $17.000. La caída del ingreso nominal y real es una de las razones para que la actividad económica se haya desplomado 20,6% comparando mayo del 2019 y 2020. Casi nunca en la historia económica argentina un trabajador ganó menos teniendo pleno empleo que el costo de la línea de pobreza.

Esa misma población es, a la vez, cliente cautivo de Edesur, la empresa del prófugo amigo del alma Nicky Caputo y del usurpador de lagos patagónicos Joe Lewis, que viene teniendo cortes casi diarios en el suministro justamente en la primera y tercera sección electoral, agitando el fantasma del desmán social que los Intendentes huelen a la vuelta de la esquina y llevando a la mismísima Defensoría del Pueblo de la Provincia a pedir la recensión del contrato de Edesur por incumplimiento. A la medida de su verbo, el Presidente decidió recibir a los dueños de la empresa, que prometieron que esta vez si de verdad de veras veritas iban a invertir los millones que fugaron al exterior gracias al tarifazo del 3.000% de Macri, promesa que fue suficiente para que el dueño de Dylan quede conforme y no tome acción alguna.

No hay salida posible, ninguna y de ninguna forma, sin un shock redistributivo, ya que con esos niveles de ingreso no hay chance alguna de recuperación económica. Barajar y dar de nuevo, favoreciendo a las mayorías con niveles de ingresos que le permitan al menos subsistir está lejos de las mentes colonizadas por mantras neoliberales, como la del Secretario de la CGT, Héctor Daer, que firmó junto a la Unión Industrial un comunicado miserable donde las propuestas giran en torno a la flexibilización laboral, baja de impuestos patronales y créditos blandos a mega empresas sin mirar, aunque sea de costado, que el 10% más rico de la población se apropia del 29% del ingreso, mientras que el 10% más pobre obtiene solo el 1.3%,  27 veces menos. Y sin considerar que esas estadísticas se hacen obviando la subdeclaración de ingresos de los ricos. La mayor pérdida  de ingresos la reporta la clase media, ya que es la que no recibe ningún mecanismo de compensación del Estado.

La famosa vuelta al mundo que pregonó Macri y que mucha clase media votó pensando en Miami o en fotos en arenas blancas caribeñas recuerda la anécdota típica de inmigrantes, a quienes los invitaban a viajar a Argentina ya que sus calles estaban adoquinadas con oro. Al llegar no solo encontraban que las calles no estaban adoquinadas con oro, sino que no estaban adoquinas en absoluto y que estaban esperándolos a ellos para que las adoquinen.

La vuelta al mundo puso al trabajador medio argentino en su lugar: hoy gana lo mismo que un trabajador chino explotado, o que un hindú de clase baja. Su pérdida de ingreso se transfiere a los mega ricos, que en América Latina aumentaron sus fortunas en 48.200 millones de dólares desde marzo hasta julio, equivalente a un tercio de los paquetes de estímulo de los países de la región. En cuatro meses se sumaron 8 personas al listado de las personas con patrimonios superiores a los mil millones de dólares, un nuevo multimillonario cada dos semanas. Marcos Galperín en marzo tenía una fortuna de 2 mil millones de dólares y estaba en el puesto 1063 de Forbes. El mismo listado actualizado, lo encuentra en el puesto 518, con una fortuna de 4.5 mil millones. Similar situación vivió el brasileño Eduardo Saverin, uno de los creadores de Facebook, cuya fortuna saltó de 8 a 13 mil millones de dólares. O la del chileno Horst Paullman, dueño de Cencosud, quien no figuraba en el ránking en marzo y ahora se encuentra en el puesto 983, con una fortuna de 2.6 mil millones de dólares, a contramano de la región, que sufrirá una caída del 9,4 por ciento del PBI en 2020 y tendrá la recuperación más lenta del mundo en 2021, según el FMI y el Banco Mundial pero en sintonía con el capital mundial, donde su máximo exponente, Jef Bezos, dueño de Amazon y el hombre más rico el mundo  ganó el lunes pasado, en un solo día, 13 mil millones de dólares, cantidad suficiente para sacar de la situación de calle a todos los habitantes de su país.

Cuando la semana pasada una fuerte columna de humo proveniente del norte invadió la ciudad de Buenos Aires, muchos pensaron que el humo venía de la quinta presidencial de Olivos. En este caso venía de la quema de pastizales en el Delta, pero el error no está infundado. En Olivos son frecuentes las  payadas gauchescas, donde solo se hace humo y guitarreadas, mientras se olvida que la sociedad entera está generando niveles de pobreza que no van a ser modificados si no se toman acciones como lo indica el mantra peronista, combatiendo al capital. La salvedad es que un verdadero soldado no combate porque tiene enfrente algo que odia. Combate porque tiene dentro suyo algo que ama.

Etiquetado como:

Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *