Canción actual

Título

Artista

Evento actual

ROCK

08:00 20:59

Evento actual

ROCK

08:00 20:59

Background

SI ESTO NO LES PARTE EL CORAZÓN, DIGANME SI TIENEN UNO

Escrito por el 26 junio, 2014

María Jesús Díaz (nombre
de adopción) de 34 años y Héctor Osmar Videla de 43 años son padres “desocupados
“de siete chicos de: 17, 14, 8, 6 ,4,2 y un bebé de 11 meses. Viven en calle
162 entre 57 y 58 nº 123 en Los Hornos, en una casilla precaria que no cuenta
con vidrios, sino cartones para impedir el paso del frio por las ventanas, las
puertas están  tapadas con trapos, el
techo presenta abertura por donde se mire ,no hay pisos, apenas una alfombra intentando
cubrir parte del suelo.
Incorporemos el frio, que
estremece los huesos porque tampoco hay  estufas que lo  alivien y si fuera poco, no  hay una  conexión eléctrica como corresponde, sino un
alargue algo que representa un peligro inminente.
El esposo de María,  Héctor Osmar Videla de 43 años, no puede
trabajar porque está cumpliendo un arresto domiciliario: “llevo 4 años con arresto domiciliario sin salida laboral, para darme
trabajo me piden que el empleador lleve todos los datos, con 43 años que tengo
creo que nadie se va hacer cargo. Necesitaría un trabajo, tengo buenos
antecedentes, trabajé 11 años en el Servicio Penitenciario, salud tengo, ganas
de trabajar tengo que algún funcionario que escuche, defensores, el intendente
“,
expresó Héctor a Fm Raíces Rock 88.9
Le contamos a la gente
que esté leyendo esta nota, que el “arresto domiciliario” que esta persona está
cumpliendo,  no fue por un hecho grave o malicioso.
Héctor resultó ser “víctima en todo este escenario” que a continuación se
describe.
 En su momento Héctor Videla trabajaba  de chofer en una remisería de calle 66 e/137 y
138 con el auto del propietario de la agencia.  Pidieron un viaje, él salio al punto de
encuentro de los clientes, subieron 3 menores que iban hasta el Hospital de Gonnet.
De ahí lo dirigen hasta diagonal 74 y 21 donde se bajan dos menores para  “buscar a su madre  y se dirigirían al hospital porque su padre se
había accidentado”. Cuando Héctor se percato de la situación rara, quiso salir del
vehículo, pero el menor que se había quedado adentro “lo tomo de rehén
apuntalándolo con una 9 milímetros en las costillas y lo obligaron a conducir
hasta calle 142 y 57”. Punto donde finalmente la policía  interceptó el vehículo y Héctor  quedo inmiscuido dentro de un hecho delictivo
del que “no tuvo nada que ver”.
María  sin trabajo, con 7 hijos y un esposo que está
imposibilitado por la Justicia de conseguir un trabajo hasta tanto culmine su
“arresto domiciliario” buscó ayuda en las Delegaciones, Municipio, elevó cartas
al intendente Pablo Bruera, a la secretaria de la edil Valeria Amendolara y a Defensoría
del Pueblo entre otras instituciones.
Buscaba “ayuda”,  la posibilidad de mercaderías  para alimentar a sus hijos, ropas, para los chicos,
calzados,  estufa, materiales de
construcción para tener una vivienda digna, un trabajo para ella, o alguna
posibilidad de que legalmente puedan ofrecer algún permiso para que su esposo
pueda trabajar y de esa forma sostener su núcleo familiar.
Curiosamente desde  la Defensoría del Pueblo tomaron nota de la
cantidad de hijos que tiene, los pares de calzados que necesitaba y de la
extensa lista de necesidades de esta familia hace cuatro semanas  atrás. En el día de hoy se presentaron para
entregarle lo siguiente: UNA FRAZADA, 3 cajas de leche, dos paquetes de azúcar
y un paquete de pañales.
¿Cómo se imaginan que se
siente esta  familia?: “hasta ahora no tenemos ayuda de nadie, he pateado
un montón de lados, pedí por mercaderías, por cosas justas, no pedí plata, pedí
que me anoten en un trabajo hasta ahora sin respuestas de nadie”,
comentó María
Díaz.
Ni hablar de los chicos, ésta
familia se vio obligada a suspender la escolaridad, no porque se les canto las
ganas, sino porque  no pueden ir a la
escuela si en el hogar falta todo: “No
hay plata para el micro, no hay con que abrigarlos, porque están mal comidos,
porque están con fiebre, no tienen calzado, no los puedo mandar a la escuela”

 entristecida manifestó María Díaz.
Si bien recibió alguna
ayuda para sacarla del paso,  la
indignación de este núcleo familiar es la discriminación que sienten, el
abandono de persona, la Asistente Social que solicitaron y  “NUNCA VINO”.
Convengamos que una
familia numerosa requiere del ingreso económico de las dos partes para
sostenerla, sumado a eso si hay un intendente que regala dos kilos de carne
porque piensa que con eso satisface la falta de una fuente laboral entonces
estamos perdidos gente. Esta familia solicita eso: “un trabajo, mercaderías,
materiales para arreglar su hogar, servicios básicos como corresponde”. Nada de
otro mundo.
¿Cuál es la forma de
hacer llegar los reclamos a un delegado, intendente? si ni siquiera tienen
voluntad de subirse a sus 4×4 para visitar a esta familia que la “está pasando
mal” ¿tan ocupada tienen su agenda? ¿Les cansa caminar por las calles de los
barrios y ver toda la miseria que se padece? ¿No leen las cartas que les
llegan? O lo que es peor consideran que NO LES COMPETE.
¿Saben lo que aprendí
hace tiempo? Que muchos políticos están para las fotos de portadas, que los
delegados siempre que se los busca no están para esto. Que lastima,
sinceramente no saben lo que se pierden, me pregunto cómo pueden dormir con la
conciencia tranquila mientras estas personas entre ellos pibes chicos están
muertos de frio, pasando miseria, enfermándose, sin abrigos, imposibilitados de
acceder al derecho por excelencia de una educación, de un hábitat.
Lo que me reconforta es
saber que son personas “educadas, higiénicas, luchadoras y que el día de mañana
van a ser algo más que adultos responsables, van a ser humildes y honestos”.
Ustedes sigan en sus sillas, pero sepan algo, sentados no pueden hacer nada solo
figurar y  seguir quedando malparados.




CASA DE MARIA Y HÉCTOR 162 E/57 Y 58 LOS HORNOS
CASA DE MARIA Y HÉCTOR 162 E/57 Y 58 LOS HORNOS
CASA DE MARIA Y HÉCTOR 162 E/57 Y 58 LOS HORNOS
CASA DE MARIA Y HÉCTOR 162 E/57 Y 58 LOS HORNOS
CASA DE MARIA Y HÉCTOR 162 E/57 Y 58 LOS HORNOS
CASA DE MARIA Y HÉCTOR 162 E/57 Y 58 LOS HORNOS
CASA DE MARIA Y HÉCTOR 162 E/57 Y 58 LOS HORNOS
CASA DE MARIA Y HÉCTOR 162 E/57 Y 58 LOS HORNOS
CASA DE MARIA Y HÉCTOR 162 E/57 Y 58 LOS HORNOS
CASA DE MARIA Y HÉCTOR 162 E/57 Y 58 LOS HORNOS
CASA DE MARIA Y HÉCTOR 162 E/57 Y 58 LOS HORNOS
CASA DE MARIA Y HÉCTOR 162 E/57 Y 58 LOS HORNOS
CASA DE MARIA Y HÉCTOR 162 E/57 Y 58 LOS HORNOS
CASA DE MARIA Y HÉCTOR 162 E/57 Y 58 LOS HORNOS
CASA DE MARIA Y HÉCTOR 162 E/57 Y 58 LOS HORNOS
CASA DE MARIA Y HÉCTOR 162 E/57 Y 58 LOS HORNOS
CASA DE MARIA Y HÉCTOR 162 E/57 Y 58 LOS HORNOS
CASA DE MARIA Y HÉCTOR 162 E/57 Y 58 LOS HORNOS

Etiquetado como:

Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *