Canción actual

Título

Artista

Evento actual

MARCANDO LA CANCHA

15:00 17:00

Evento actual

MARCANDO LA CANCHA

15:00 17:00

Background

Larga vida al Rey: 40 años sin Bob Marley

Escrito por el 11 mayo, 2021

De ídolo musical a referente social. El Hijo de Dios. Se cumplieron 40 años sin Bob Marley. En FM Raíces Rock queremos recordar su militancia por la paz y como transformó la realidad con amor y música.

Marley

Sus canciones traspasaron las fronteras del odio. Unió pueblos. Evadió el odio y ponderó la justicia social como eje principal de su vida. Bob Marley fue más que un cantante de reggae, fue la leyenda.

El «Hijo de Jah», como lo apodaban en su Jamaica natal, nació el 6 de febrero de 1945 en Nine Mile, Saint Ann, una pequeña ciudad al norte de Jamaica.

Hijo de Cedella Booker, una afrojamaiquina que tenía 18 años cuando nació Bob; y de Norval Marley, un jamaiquino blanco de ascendencia inglesa (su familia provenía de Essex), capitán de los Marines Reales (infantería de marina británica), quien abandonó a Bob por presiones de su propia familia para luego morir.

Robert Nesta Marley vivió una infancia dura, en los guettos de Jamaica se burlaban de él por su condición de mulato (por ser hijo de una negra y un blanco, en otras palabras).

Lo que sigue es historia conocida y se puede leer en cualquier portal de internet. No interesa ahondar en detalles sobre la composición musical de «No Woman, No Cry» o como escribió «I Shot the Sheriff». Queremos contar su otra faceta, la menos conocida, su lucha social y política.

JAMAICA BAÑADA EN SANGRE

Para contar esta historia, es necesario retroceder unos años atrás, precisamente a la década del ’70. Jamaica atravesaba los años a base de tiros y sangre. La ley eran los narcotraficante y sicarios que realizaban sus fechorías con total impunidad mientras el mundo se abrazaba a la guerra fría.

Jamaica había dejado de ser el paraíso caribeño y de la marihuana para ser escenario de una de las guerras civiles más horripilantes que América Central vivió gracias a las tensiones internacionales propia de su época.

Cabe destacar que la isla, colonia inglesa, se ubica a escasos kilómetros de Cuba. ¿Todos se imaginarán quienes buscarían desatar una feroz guerra interna en un país cercano a la revolucionaria isla que enfrentó a los gringos, no?

El primer ministro Michael Manley, integrante del Partido Nacional del Pueblo (PNP) y amigo de Fidel Castro, buscaba la reelección frente a Edward Seaga, del Partido Laborista Jamaiquino (JLP), vinculado fuertemente a la CIA.

MArley
Michael Manley, Primer Ministro de Jamaica

En el medio de los bandos estaba Bob Marley, a quien ambos partidos buscan seducir para que realizara campaña política para ellos debido a la gran cantidad de seguidores; «Los políticos son el diablo«, habría señalado Marley en una entrevista con Mikal Gilmore, periodista de la revista Rolling Stone.

A pesar de las presiones, Bob se mantenía neutral, no quería inclinar la balanza para ninguno de los candidatos. Gracias a su potencial, Marley se transformó en el blanco de todas las amenazas posibles en un Jamaica sangrienta y violenta.

Pero el Hijo de Jah era el capaz de unir al pueblo Jamaiquino.

Por eso mismo, el Primer Ministro convenció a la leyenda del Reggae a realizar un concierto gratuito en la capital para el 5 de diciembre y se llamaría «Smile Jamaica».

En una decisión absurda, el Primer Ministro adelantó las elecciones para el 15 de diciembre, lo cual daba a entender que el Concierto de Marley era el cierre de campaña. Las amenazas de muerte aumentaron.

Es 3 de diciembre de 1976, es una noche tranquila y calurosa en la ciudad de Kingston, capital de la isla. Bob Marley, junto a su esposa Rita Marley y sus compañeros de The Wailers, se encontraban disfrutando de una velada nocturna pero pronto se acabaría esa tranquilidad.

Siete pistoleros ingresaron a su propiedad y comenzó una feroz balacera en la casa de la leyenda del reggae. Rita Marley recibió un disparo en la cabeza, mientras que Bob recibió uno en su pecho, al igual que los integrantes de la banda. Milagrosamente, a pesar de haber disparado87 balas, esa noche no murió nadie. Todos se hacian la misma pregunta: ¿Quién quería matar a Bob y por qué?

Entre que los atacantes ingresaron a la casa, dispararon a todos los que encontraron y se fugaron del lugar pasaron menos de cinco minutos. Los dos policías destacados a cuidar la vivienda del cantante no estaban en sus puestos. Nunca fueron capturados ni se supo más de ellos.

La sangre quedó impregnada en la vida de Marley, quien, días posteriores, se exiliaría en Londres.

ONE LOVE PEACE

En una nación empobrecida y con sangre en sus manos, el reggae era la expresión tomada por el pueblo para salir de las penumbras, sus mensajes de paz y amor era la esperanza capaz de unir a la sociedad altamente polarizada por intereses internacionales.

La periodista  Vivien Goldman había escrito: «la gente se muestra cada vez más desesperada y violenta, la isla parece llena de armas».

En este contexto, se organiza el «One Love Peace», un concierto de reggae gratuito con el objetivo de llamar a la paz entre las facciones políticas.

Cansados de la guerra civil, el 22 de abril de 1978, 30.000 jamaiquinos coparon el Estadio Nacional para escuchar reggae y llamar a la paz entre el socialista Partido Nacional del Pueblo (PNP) y el conservador Partido Laborista de Jamaica (JLP).

Tras siete horas de concierto, emergía del escenario la figura de Bob Marley y la multitud se unió en un grito esperanzador. El mensaje del «Hijo de Jah» era claro, quería la paz para su pueblo.

En un hecho sin precedente, el máximo exponente de la cultura rastafari dejó de ser el ídolo musical para transformarse en REFERENTE SOCIAL, capaz de frenar la guerra civil para escuchar sus proclamas de paz y amor.

Ese 22 de abril, tras años de exilios, Bob Marley logró el milagro; subió al escenario a los dos políticos rivales:  Michael Manley (PNP) y Edward Seaga (JLP) y los fundió en un apretón de manos para finalizar con los baños de sangre.

Si bien no tuvo los resultados esperados, la figura de Marley, un chico mestizo salido de los guetos más pobres de Jamaica, fue un ejemplo para el pueblo. Utilizó a la música como vehículo para la paz. Recibió la Medalla de la Paz de Naciones Unidas y se convirtió en un icono del pacifismo y la lucha por los derechos civiles.

Hace 40 años que el pueblo jamaiquino llora la perdida de su hijo, él único capaz de ponerle a fin a la guerra civil con su guitarra y su particular voz. Hace 40 años que los pobres lloran la partida de su referente.


Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *