Canción actual

Title

Artist

Siguiente programa

COSAS DE GRANDES

09:00 24:00

Siguiente programa

COSAS DE GRANDES

09:00 24:00


Gato que fugó, voló

Escrito por el 3 septiembre, 2019

Leo Fusero nos trae la columna semanal de Economía en Cartón: Detrás del Humo del Choripan, con un amplio análisis del contorno político argentino.


“Hoy en día existen decenas de hombres de gobierno que son públicamente acusados de malas prácticas y que en cualquier país civilizado serían penados inmediatamente con la cárcel, pero ninguno de ellos ha sido llevado ante la justicia. El presidente está en libertad, gozando del confort de su estancia y de la fortuna que ha amasado en el gobierno. El banco nacional otorgó préstamos a los amigos del poder, que destinaron esos fondos a la especulación con tierras e inversiones en la bolsa. Aparte de los políticos corruptos, el mayor enemigo de la salud de la moneda argentina han sido los estancieros. Como principales terratenientes y productores del país, su interés radica en poder pagar sus gastos con papel moneda nacional, y obtener altos precios en oro por la exportación. Su noción del paraíso está constituida por buenos mercados en Europa y mala moneda en el país, porque de este modo el oro les provee de tierra y mano de obra barata”. Así describía el Financial Times, en su edición de 7 de Junio de 1886, la situación de la argentina. El artículo analizaba el gobierno de Juárez Celman, que inauguró la idea de unicato, el gobierno de uno solo, donde uno solo decide. Su gabinete estaba formado por estancieros, banqueros y exportadores, que tenían como toda política que los negocios públicos los manejaran los privados, ya que el estado no debía encargarse de nada que fuera potencial negocio privado, como los ferrocarriles. En julio de 1890 el Gobierno declaró oficialmente que no podía pagar la deuda externa, lo que precipitó la crisis. Al retiro inmediato de los depósitos por los ahorristas siguió una quiebra generalizada de bancos y el empobrecimiento de la mayor parte de la población. Las acciones bursátiles se desplomaron y el país entro en la anarquía. Argentina ingresó entonces en cesación de pagos por cuatro años.  Inglaterra, que había canalizado hacia Argentina entre 40% y 50 % de todas sus inversiones mundiales, sintió los efectos del colapso argentino y su sistema financiero estuvo también al borde de la quiebra. El economista von Schulze-Gaevernitz declaraba que “la Argentina se halla en una situación tal de dependencia financiera con respecto a Londres, que se la puede casi calificar de colonia inglesa”
En 2019, el gobierno del gato fugador dejó los dedos marcados en cuanto negociado ha podido realizar. El presidente goza de su estancia, de más de 25.000 hectáreas en Tandil, y de su quinta “Los Abrojos”, a donde hizo concurrir a su gabinete, en medio de la peor crisis institucional desde el 2001, ya que él tenía agendado un picadito de futbol con amigos. Los fondos de la Anses fueron utilizados como préstamos para los amigos del poder, como la compra de Obligaciones Negociables, o títulos de deuda, de Pampa Energía, de Marcelo Mindlin, y Genneia, del banquero Jorge Brito, por alrededor de 540 millones de pesos. Mindlin ya había sido beneficiado por el Gobierno con un préstamo de YPF para comprar Petrobras Argentina y, además, ANSES le vendió las acciones de esa empresa que tenía en su Fondo de Garantía. Genneia ganó 3 licitaciones para construir centrales eléctricas durante la gestión Macri, centrales que construirá con el dinero del Estado. La moneda sufrió una devastación del 484%, mientras se firman tratados de Libre Comercio con Europa buscando buenos mercados donde colocar alimentos con los que un tercio de la población hambrienta solo puede soñar con comer, o productos básicos hechos con mano de obra barata y semiesclava que pasó de gozar del salario mínimo más alto de América Latina al noveno. El gabinete está formado por banqueros, empresarios y runfla financiera que tiene en mente achicar el Estado y privatizar todo lo que puedan. Las acciones de las empresas argentinas perdieron más del 50% de su valor en solo un día, y en Abril del año pasado su gobierno pidió ayuda de emergencia el FMI, lo que es formalmente una declaración de su incapacidad para pagar la deuda externa. El organismo le otorgó el 60% de todo el dinero que tiene prestado en el mundo solo en un año,  mientras siguen fugándose a razón de 500 millones de dólares por día. Solo en el último mes, el país perdió 9.500 millones de dólares, suma equivalente a la que perdía en todo el 2010, que pasaron a manos de grandes bancos y empresas extranjeras que giran utilidades a sus casas matrices. 
El nuevo capitalismo del siglo XXI se rige por la necropolítica y el gobierno privado indirecto. Impera una nueva concepción de la soberanía: la de aquellos actores internacionales que deciden quién debe vivir y quién debe morir atendiendo a criterios estrictamente económicos. Es esa lógica perversa la que impone la violencia, el dolor y la muerte como instrumento de dominación política, utiliza la tortura y el exterminio como método de control de grupos y despoja de cualquier resabio de dignidad humana a las minorías sociales o étnicas. El campo de disputa por la dominación teórica de las sociedades combina violencia y muerte, junto a la exhibición impúdica de la riqueza mal habida y la idiotización de las masas, que miran en los escaparates de las tiendas del imperio como su derecho a la vida se pone en venta. 


Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *